Cómo conseguir el certificado de eficiencia energética

Según la legislación europea, un certificado de eficiencia energética, es un documento reconocido por un Estado miembro, o por una persona jurídica designada por este, en el que se indica la eficiencia energética de un edificio o unidad de este, calculada con arreglo a una metodología que mide y expresa una serie de indicadores energéticos, suscrito por un técnico competente (arquitecto, arquitecto técnico, ingeniero o ingeniero técnico) y que contiene tanto información sobre las características energéticas del edificio o unidad del edificio como su calificación energética.

Vemos que la certificación energética califica energéticamente un inmueble calculando el consumo anual de energía necesario para satisfacer la demanda energética de un edificio en condiciones normales de ocupación y funcionamiento. (incluye la producción de agua caliente, calefacción, iluminación, refrigeración y ventilación).

Este proceso concluye con la emisión de un certificado de eficiencia energética y la asignación de una etiqueta energética, cuya escala de calificación energética es de siete letras que van desde la letra A (edificio más eficiente energéticamente) hasta la G (edificio menos eficiente energéticamente). Aquí les presento un breve esquema para entender mejor cómo funciona esta etiqueta:

  • La letra A y es la que representa la mayor eficiencia energética.
  • La letra B sigue manteniendo la eficiencia.
  • La letra C no es tan energética como las anteriores.
  • La letra D representa una eficiencia normal.
  • La letra E deja patente que el inmueble cuenta con muy poca eficiencia energética.
  • La letra F es uno de los últimos escalones de la lista.
  • La letra G representa una vivienda que no cuenta con ningún tipo de eficiencia energética.

 

Según El Real Decreto 235/2013 se prevé tres situaciones en las que es obligatorio obtener el certificado de eficiencia energética (artículo 2):

  1. En edificios nuevos. Su certificación tendrá dos partes: la de proyecto, que se incluirá en el proyecto de ejecución, y la de edificio terminado, que confirmará los datos de la primera, debiendo modificarse, de no ser así, ésta. (art. 8). El responsable de que se obtenga es el Promotor (agente de la edificación) o propietario (art. 5.1).
  2. En edificios existentes o partes de edificios existentes cuando se vendan, o alquilen a un nuevo arrendatario (por tanto, no es aplicable en renovaciones). El responsable de que se obtenga es el propietario (art. 5.1).
  3. En edificios o partes de edificios ocupados por una autoridad pública, frecuentados por el público y con superficie superior a 250 m2.

Por su parte, podemos observar, en la Ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas que se introduce como parte del Informe de Evaluación de Edificios el certificado de eficiencia energética. Por tanto, será obligatoria su obtención para los edificios existentes a los que corresponda disponer del Informe, estos son:

  1. Los que deben obtener el informe de acuerdo con el calendario establecido por las autoridades autonómicas o municipales. El mínimo establecido por la Ley estatal es cada diez años para edificios de más de 50 años de antigüedad (en los 5 años siguientes al que alcance esa edad), pero los niveles inferiores de la administración pueden introducir condiciones más restrictivas (en cuanto a los edificios afectados y la periodicidad). Dado que la orientación de la ley respecto a los municipios que dispongan de Inspección Técnica de Edificaciones en funcionamiento es completar sus contenidos, lo más probable será que los calendarios y ámbitos de aplicación sean en esos municipios, los ya existentes (art. 9.2).
  2. Previamente a la solicitud de cualquier ayuda a la conservación, para la accesibilidad o para la rehabilitación energética del edificio.

 

El certificado de eficiencia energética del edificio debe:

  1. presentarse a la autoridad competente (normalmente autonómica).
  2. incluirse en el libro del edificio (en los edificios en que la existencia de éste es obligatoria) o estar en posesión del propietario ó presidente de la comunidad de vecinos.

Todo certificado de eficiencia energética tendrá como mínimo:

1.- Identificación del edificio o, si es el caso, de la parte del mismo que se certifica

2.- Identificación del procedimiento escogido para la obtención de la calificación energética de un edificio (opción general, programa informático, u opción simplificada) indicando la siguiente información:

  1. Descripción de las características energéticas del edificio, envolvente térmica, condiciones normales de funcionamiento y ocupación, instalaciones y otros datos utilizados para obtener la calificación energética del edificio.
  2. Identificación de la normativa sobre el ahorro y eficiencia energética que le era de aplicación en el momento de construcción (si existiera)
  3. Descripción de las comprobaciones, pruebas e inspecciones llevadas a cabo por el técnico certificador, durante la fase de calificación energética con la finalidad de establecer la conformidad de la información contenida en el certificado energético

3.- Calificación de la eficiencia energética del edificio expresada mediante la etiqueta energética

4.- Documento que recoja las medidas recomendadas por el técnico certificador, clasificadas según su viabilidad técnica, funcional y económica, así como por su repercusión energética, que permitan, en el caso de que el propietario del edificio decida acometer voluntariamente esas medidas, que la calificación energética mejore como mínimo un nivel en la escala de calificación energética.

El coste del Certificado de Eficiencia Energética no está estipulado por el Gobierno, sino que se establece dependiendo de la oferta y la demanda que haya en ese momento en el mercado. Lo más aconsejable en estos casos, es comparar precios con diferentes empresas o solicitar presupuestos personalizados para ello.

Todavía existe una gran cantidad de la población que no tienen conciencia de lo beneficioso que es la eficiencia energética, razón por la cual queremos llegar a todos y hacer entender el concepto y la necesidad de la eficiencia energética en nuestra vida diaria.