Animales salvajes son afectados por comportamiento humano

Una de las grandes particularidades del mundo animal es que existen especies con comportamientos que responden a su instinto, siendo muy elementales y naturales en su desempeño.

Los animales salvajes, son clasificados en dos categorías fundamentales: vertebrados e invertebrados que se destacan por mantenerse por sus propios medios. En cuanto a su hábitat, ocupan diferentes tipos de espacios abiertos como bosques, campos, mares, ríos e incluso desiertos.

Tipos de animales peligrosos

León, escorpión, elefante, araña, canguro, luciérnaga, lobo, entre otros, son algunas ejemplificaciones de los animales no domesticados que existen en el mundo. Especies de este tipo  no pueden convivir con los seres humanos porque suelen ser peligrosas para su bienestar, a menos que logren un proceso de domesticación, como es el caso de los perros, gatos, ovejas que logran la interacción sin necesidad de infringirles daño y con el tipo se genera un lazo afectivo.

Dentro de las virtudes de los animales salvajes esta su espíritu de autoprotección. Las especies consideradas peligrosas son aquellas que se encargan de procurar su bienestar. Dentro de su misión de vida se encuentra que son capaces de no sólo edificar sus hogares sino además buscan el alimento y agua, a través de la caza, pesca o recolección de vegetales, tanto para ellos como para su grupo familiar.

Protegen a su manada

Se cree que los animales feroces siempre tienen un comportamiento a la defensiva; sin embargo, se ha descubierto que en gran parte su proceder persigue proteger a las especies similares de la presencia del hombre o algún depredador.

Investigaciones también han dado a conocer que su conducta tiene alguna semejanza con los seres humanos: la curiosidad y el temor a lo desconocido es parte de su actitud por lo que esconderse y protegerse será siempre será parte de su forma de vida.

Por ejemplo, en el caso de los osos se encuentran, por lo general, en zonas protegidas por lo que es aconsejable retirarse de las cercanías de bosques. Un caso particular es el de los jabalíes que siempre buscarán esconderse, pero si se perciben acorralados puede ser que comiencen actuar de forma violenta.

Hallar toda la información disponible sobre las diferentes especies es el rasgo característico del zoólogo. A través de métodos que incluyen la observación, rastreo y registro, esta rama de la ciencia es la encargada de estudiar la evolución, reproducción, biología y el desempeño de las diferentes especies existentes.

Las diferentes poblaciones animales, especialmente aquellas que son cuidado para la raza humana, son estudiadas y analizadas aplicando diferentes métodos que, en zonas controladas, contribuyan con su reproducción y los ayudan a integrarse nuevamente al medio ambiente.

Ecosistema afectado por acciones del hombre

Independientemente de su constitución física, toda la fauna es importante dentro del ecosistema. Cifras indican que el planeta tierra ha perdido cerca del 50% de la población de animales no domesticados debido a prácticas relacionadas con el comportamiento humano. El cambio climático generado por la contaminación es una de las principales problemáticas que sufre las distintas especies.

También, los cazadores que buscan piel y carne son otras de las principales razones que ha conllevado a la reducción de la población de animales salvajes. Muchas organizaciones en pro de la preservación de la vida animal han creado refugios para vigilarlos y protegerlos de agentes que los perjudiquen.

La evolución conjunta que han tenido los seres humanos y los animales ha constituido una biosfera que funciona de manera conjunta. Ninguna de las especies debe desaparecer porque pone en riesgo la existencia de otras. Aún se desconoce el desbalance que ocasionaría la desaparición de algún eslabón de la cadena.

Fuente: https://mundosalvaje.net