Aprende a arreglar un cierre atascado

Si vemos que cierre se ha roto, lo mejor es cambiarla por otra. Pero si vemos que está bien pero que no se mueve y se atasca, la solución será lubricarla.

Con el uso del cierre tienden a tascarse, y por ello, lo mejor es lubricarlas cuando observemos que no se abren y se cierran correctamente. Para ello, el truco más sencillo es el siguiente.

Basta con aplicar un poco de jabón. Aplicaremos una pastilla de jabón por todo el cierre para que se impregne bien y después abriremos y cerraremos para que los restos de jabón se extiendan.

En lugar de jabón, otra opción muy parecida es utilizar cera. El proceso sería el mismo: aplicar la cera por el cierre.

De estas dos maneras lograremos que se lubrique de manera natural el cierre y podremos utilizarlo sin problemas.

 

Fuente: Panorama