El Maní: Antioxidante, afrodisíaco, antidepresivo, con grasas Omega 3, 6 y 9

Son tantos los beneficios del maní, que lo convierte en un alimento aliado de la salud para el cuerpo humano,pero, aporta grandes calorìas y no debe abusarse de su consumo.

 El maní es una leguminosa que deberías incluirlo en tu dieta por las siguientes razones:

1. Nutrientes y grasas saludables.

El maní es rico en nutrientes, vitaminas minerales, antioxidantes y fitoquímicos.

Son una fuente de niacina, folato, fibra, vitamina E, magnesio, fósforo, coenzima Q10, resveratrol, grasas saludables y de proteínas.

Provee grasa de buena calidad, cada gramo provee 9 calorías. por lo cual no debe abusarse de su consumo.

El maní de forma natural no contiene grasas transaturadas, azúcar, ni sodio. Las grasas que contiene el maní son en mayor parte monoinsaturadas (el tipo de grasas saludables encontrada en el aceite de oliva) y polinisaturadas (las grasas tipo Omega 3, 6 y 9).

Todas ellas son beneficiosas para el sistema cardiovascular y aportan energía a los requerimientos diarios.

 

Resultado de imagen para embarazadas. comiendo mani

 

2. Para las embarazadas. 

El maní aporta una gran cantidad de ácido fólico que ayuda a una correcta ovulación pre-embarazo y a un desarrollo normal del bebé, previniendo malformaciones y problemas de gestación.

 

Resultado de imagen para embarazadas. comiendo mani

 

3. Procesa el azúcar.

Aunque contiene grandes cantidades de grasa, su consumo ayuda al hígado a equilibrar su funcionamiento y al páncreas a procesar más fácilmente el azúcar.

4. Tiene fibra. 

Al ser rico en fibra natural es especialmente saludable para el corazón y el sistema digestivo, lo que disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas o de colón. También reduce los niveles de colesterol en la sangre.

 

 

 

5. Es un afrodisíaco.

En la cultura peruana, le otorgan un valor afrodisíaco. Puede ser por su significativo contenido en nutrientes y de ácidos grasos esenciales que son precursores de la producción hormonal. El maní es especialmente rico en zinc, un mineral que se encuentra en las células por todo el cuerpo y que es necesario para numerosos procesos metabólicos, especialmente durante la actividad sexual.

 6. Antidepresivo. 

Además de reír y consumir chocolate, consumir un cuarto de taza de maní al día ayuda a generar niveles altos de serotonina en el cerebro, que se traduce en un equilibrio hormonal y convierte al maní en un aliado natural contra la depresión. Su alto contenido energético ayuda a disminuir la sensación de debilidad, cansancio y apatía.

 

 

7. Es digestivo.  

El efecto del maní en la digestión hace que disminuya el nivel de alcohol en la sangre y así como sus efectos. Consumir una cantidad moderada de maní antes de tomar alcohol permite una mayor resistencia y puede incluso (hasta cierto punto) prevenir el “ratón”.

Por eso es frecuente encontrar maní gratis en los bares. Mientras mayor es la resistencia del cliente, más probabilidades hay de que continúe el consumo de licores.

Ojo: El alcohol se debe consumir con responsabilidad y sin abusar por sus efectos en el sistema nervioso y porque, además, aportan muchas calorías.

 

Fuente: El Estimulo/Denemar.esy.es